Profanan capilla en Palmasola

Intervención policial

El Arzobispo de Santa Cruz denunció la profanación de la Capilla que el Papa Francisco visitó y donde oró por los privados de libertad, en el interior de la cárcel.

El Prelado expresó su tristeza y repudio por los excesos cometidos en Palmasola señalando que en la intervención policial se destruyeron las imágenes de la Virgen María y del Divino Niño, se hicieron pedazos varios cuadros religiosos y se vaciaron los objetos sagrados del armario de la sacristía. También causaron destrozos en el colegio construido por la Iglesia y se sacaron enseres y subsidios educativos.

El Prelado afirmó que “Nunca en la capilla había pasado esto y jamás los privados de libertad han faltado de respeto a este lugar de culto”. Se preguntó si la destrucción de este espacio sagrado fue “¿por animadversión al Señor y a la Virgen o por intimidar a la Iglesia por la labor que desarrolla en bien de los privados de libertad?”

También anunció que se realizará “una celebración de reparación en dicha Capilla ni bien se den las condiciones”

El pasado jueves 15 de marzo la Iglesia Católica hizo un comunicado público referido a los hechos trágicos y violentos ocurridos en la cárcel de Palmasola que terminaron con la vida de siete privados de libertad, y produjeron heridos en los que se cuentan también efectivos policiales.

Sergio Gualberti (textual):

Antes de terminar, voy a referirme a los hechos trágicos y violentos “ocurridos en la cárcel de Palmasola que terminaron con la vida de siete privados de libertad, y produjeron heridos en los que se cuentan también efectivos policiales. Les invito a elevar oraciones al Dios de la Vida para que tenga misericordia de las víctimas y de consuelo a sus familiares a quienes expresamos nuestra sincera solidaridad cristiana, así como rezamos por el pronto restablecimiento de los heridos”. Antes de la bendición daremos lectura al comunicado conjunto de la CEB y de la Arquidiócesis.

Además quiero expresar mi tristeza y repudio por los excesos cometidos, en la intervención en el interior del Penal, al colegio construido por la Iglesia con la finalidad de ayudar en la rehabilitación de esos hermanos, rompiendo las puertas y sacando enseres y subsidios educativos. También me inundan los mismos sentimientos por la profanación de la  Capilla al interior de ese recinto, donde el Papa Francisco se detuvo en recogimiento y oración en bien de los privados de libertad. Se han hecho pedazos de un cuadro y una imagen de la Virgen María y una del Divino Niño, se han bajado los cuadros de los muros y dejado todo revuelto y vaciado de los objetos sagrados del armario de la sacristía. Nunca en la capilla había pasado esto y jamás los privados de libertad han faltado de respeto a este lugar de culto.

Me pregunto ¿Quiénes lo han hecho y a qué apuntaban? ¿Por animadversión al Señor y a la Virgen o por intimidar a la Iglesia por la labor que desarrolla en bien de los privados de libertad? Estas y otras interrogantes del comunicado esperan una aclaración. Por parte nuestra realizaremos una celebración de reparación en dicha Capilla ni bien se den las condiciones.

Ante estos hechos de brutalidad y de la violencia irracional, echemos nuestra mirada a aquel que ha sido elevado en la cruz, para que nos arrastre a todos en su corriente de amor…”