Iglesia convoca a vivir el amor de Dios

Solapas principales

Plantea fortalecer la fe

El obispo de Coro Coro, Monse帽or Percy Galv谩n, plante贸 este domingo que todos los cristianos vivan intensamente el amor de Dios, para devolver la paz y la esperanza en el pa铆s.

En la homil铆a de fin de semana, la autoridad de la Iglesia record贸 que la sociedad muy frecuentemente se extrav铆a, porque no toma como punto de inflexi贸n la palabra divina ni lo experimenta en su labor cotidiana.

El obispo corocore帽o se帽al贸 que las personas tienen que entender que el servicio al pr贸jimo tiene que estar acompa帽ado de la fe en Cristo, como un v铆nculo espiritual permanente

鈥淓n un mundo en que la violencia parece imponerse, un mundo en el que estamos viendo a nivel internacional con cientos y cientos de muertos por guerras ideadas por el ego铆smo del hombre. En una Bolivia en el que los medios de comunicaci贸n reflejan odio entre opositores, entre cat贸licos y no cat贸licos, tiene que nacer la esperanza, tiene que impregnarse el amor de Dios鈥, afirm贸.

Record贸 tambi茅n que esta fe tiene que trascender en las familias, en l relaci贸n de pareja, en el trabajo y entre vecinos.

鈥淎l interno de nuestras familias y matrimonios hay conflictos innecesarios por no vivir el amor de Cristo. Es un desaf铆o para cada nosotros para que inyectemos en nuestra iglesia el amor de cristo. Para esto es importante recordar las diferencias entre el amor humano y divino鈥, afirm贸.

Galv谩n identific贸 diferencias marcadas entre lo que significa el amor de personas y el de Dios.

En el segundo manifest贸 que es la fe y que la oraci贸n es el paso necesario para experimentar el sentimiento de conexi贸n con Dios que se ampl铆a hasta m谩s all谩 de la muerte.

鈥淎 veces creemos que dando es el amor divino. El amor de pareja, el amor de los novios y de la familia va acompa帽ado de la relaci贸n con Dios. El amor de Dios es bello y grande. El amor humano es pasajero, ef铆mero temporal, mientras tengamos buena voluntad dura ese amor. El amor divino es algo permanente y eterno鈥, agreg贸.

Mencion贸 tambi茅n sobre el factor de la virtud teologal.

鈥淧uede acabar todo pero el amor nos lleva hasta toda la vida. El amor divino es eterno鈥, concluy贸.