Esperemos que no sea una pelea de importantes, ignorantes

Justo y cabal

Giovanna Irusta, destacada atleta nacional, y el ministro de Deportes, Tito Montaño, de pronto han desatado una especie de “guerrita” de fuego cruzado con mutuas descargas de insultos con términos de todo calibre con alto contenido de pólvora de términos con escandalosos derroches de dimes y diretes que a unos les divierte, a otros les hace renegar y no falta quienes tengan pena de estas actitudes sabiendo que quienes disparan los tiros son personas de trayectoria deportiva ponderada.

Lamentablemente esta “peleíta”, esta ocupando grandes espacios en los medios de comunicación provocando diferentes reacciones en la opinión pública y haciendo que ciertos pescadores obtengan sus ganancias en rio revuelto.

En la política todo vale como en el cathsscan, la cosa es desportillarse los unos a los otros afectando sus imágenes.  

De repente esta guerra sucia es absolutamente innecesaria para lo constructivo y necesaria para el show donde los tonis se llevan los mejores aplausos.

Geovana fue una destacadísima atleta en marcha olímpica, le dio muchas satisfacciones al país en materia deportiva y merece toda consideración.

Por otra parte y hasta donde se conoce la trayectoria deportiva del Ministro Montaño en el futbol es también brillante.

Posiblemente el fútbol trate mejor a los deportistas de esa disciplina porque son profesionales y que sea totalmente diferente para los atletas amateurs, pero esas no son razones para que se tiren barro en la cara como lo están haciendo ambos importantes del deporte.

Geovana logró grandes lauros deportivos y Tito está encarando en el momento un gran desafío como es la organización de los juegos sudamericanos y la construcción de una gran infraestura necesaria para el deporte boliviano en la ciudad de Cochabamba.

En el momento la responsabilidad de todo lo que significa este gran evento esta sobre sus espaldas.

Al deporte le faltan muchísimas cosas es verdad, los cuales es cierto no serán solucionados de golpe, sin embargo los juegos de Cochabamba sin duda dejarán buenas bases en todo sentido.

Hay mucho por hacer y trabajar en el deporte, no se tendrían que perder energías en broncas infantiles, las cuales no se las tendría que alentar.

Esperemos que ambos contendientes vuelvan a la calma y se comporten a la medida de sus grandes laureles, de otra manera y de continuar la batalla mediática existente, que se trate de un mal entendido y que no sea, como ellos mismos lo dicen, “una pelea entre importantes, ignorantes”.

GRACIAS Y HASTA LA PROXIMA CUANDO VUELVA PARA HABLAR JUSTO Y CABAL.