El TSE proyecta usar Bs 49 millones para todo el proceso electoral

Aplicarn medidas de bioseguridad
El presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero, informó hoy que se proyecta usar 49 millones de bolivianos para la aplicación de medidas de seguridad sanitaria en todas las etapas del proceso electoral y los comicios previstos para el 6 de septiembre de este año.
 
"El TSE va a requerir, por un lado, consolidar estos 35 millones de bolivianos en el presupuesto del Órgano Electoral y, de manera adicional, solicitará 14 millones de bolivianos. Sin embargo, que se consolide este financiamiento, que estaba destinado a la propaganda de las organizaciones políticas en el presupuesto del TSE, ayuda a encarar el proceso electoral con un suplemento adicional", explicó Romero.
 
La autoridad dio a conocer la información antes de ingresar a la Comisión de Constitución, Legislación y Sistema Electoral de Diputados, para explicar los alcances del proyecto de ley que plantea destinar de bolivianos 35 millones de bolivianos de la propaganda electoral, para aplicar medidas de bioseguridad en los comicios generales.
 
En tanto, el Órgano Electoral solicitará 14 millones de bolivianos adicionales al Ministerio de Economía para cubrir las necesidades para llevar adelante un "proceso electoral seguro", desde el punto de vista de la salud, para todos los actores que intervengan en las tareas preparatorias y en la jornada de votación. 
 
La propuesta normativa fue presentada el 30 de junio al Legislativo, controlado por el Movimiento Al Socialismo (MAS), y anula "por única vez" la asignación de recursos para la propaganda electoral de los partidos políticos y solo por las elecciones de este año.
 
Para este efecto, la norma dispone que los artículos 73, 74 y 75 de la Ley de Organizaciones Políticas, referidos al fortalecimiento público a las organizaciones políticas, no se aplicarán para las próximas elecciones.
 
El proyecto de ley señala que el financiamiento de la propaganda electoral servirá para precautelar la salud, que se constituye una prioridad para la adquisición de material de protección para los jurados electorales y otros actores del proceso.
 
Tomado: Los Tiempos