20% de tierra que se quemó es de grandes empresarios

Incendio en la Chiquitania

El 47,3 por ciento de la superficie quemada por los incendios forestales en la Chiquitanía, que asciende a 3,6 millones de hectáreas, pertenece a propietarios privados, individuales o colectivos, de los cuales un 20 por ciento son grandes empresas agropecuarias, indica un reciente informe de la Fundación Tierra. La dirigencia del sector privado resta atención a estos datos y dice estar centrada en atender los problemas generados por la escasez de agua en la zona afectada por el fuego.

El informe denominado “Fuego en Santa Cruz: Balance de los incendios forestales 2019 y su relación con la tenencia de la tierra” señala que el restante 52,7 por ciento de superficie quemada corresponde a tierra fiscal o de propiedad del Estado.

“Al tener títulos de propiedad, los propietarios tienen un incentivo legal concreto y un interés económico alto para cambiar el uso del suelo y convertir el bosque en tierras agrícolas y/o ganaderas. Si bien es cierto que el derecho propietario no equivale a autorizaciones de desmontes o quemas, la permisividad legal otorgada por el Gobierno nacional ha creado un escenario propicio para precipitar desmontes y quemas descontroladas”, dice el informe.

Además, agrega que la mayor causa de los incendios sigue siendo la quema de pastizales de las haciendas ganaderas y potreros como práctica de regeneración de pasturas.

Menciona que los incendios guardan conexión estrecha con el avance de consolidación de propiedades agrarias privadas, mayormente grandes, y también asentamientos de comunidades. “En menor medida, existen medianas y pequeñas propiedades”, dice.

Las tierras fiscales consumidas por el fuego están conformadas por áreas protegidas y parques nacionales y subnacionales. El estudio dice que el fuego surge por tres razones: incendios en propiedades privadas colindantes, incendios provocados por personas que cuentan con autorizaciones de asentamientos y fuego causado por personas que buscan apropiarse de tierras fiscales de forma ilegal.

En cuanto al origen del fuego en predios privados, dice: “Los propietarios provocaron las quemas para la puesta en producción agropecuaria o es el resultado de la propagación del fuego desde focos de calor de los alrededores”.

El estudio revela que los principales protagonistas del incendio son los grandes ganaderos situados a lo largo de las franjas de penetración de la frontera agropecuaria, los cuales pertenecen principalmente a los municipios de San Ignacio de Velasco y San Matías. Añade que los grandes y medianos agropecuarios llegan al 26,3 por ciento del área quemada (948.781 hectáreas), es decir, una cuarta parte del total que asciende a 3,6 millones de hectáreas.

Consultado sobre los datos presentados por Fundación Tierra, el gerente de la Federación de Ganaderos de Santa Cruz (Fegasacruz), Javier Landívar, dijo que este sector aún está concentrado en la emergencia que viven las poblaciones ganaderas de la Chiquitanía a raíz de la falta de agua, por lo que restó importancia al informe.

Sin embargo, dijo que la información valedera la dará la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Bosques y Tierra (ABT), instancia que deberá establecer el origen de los incendios, la identificación de responsabilidades y el seguimiento que amerite en apego a las normas.

“No tenemos nosotros cabeza, como sector, para esta situación”, dijo Landívar.