Llueve en Guarayos, San Javier, Concepción y San Antonio de Lomerío

Se abre la esperanza para liquidar los incendios

Cerca al mediodía de este martes, se registró lluvias en los municipios de Concepción, San Javier y San Antonio de Lomerío. El subgobernador de la Provincia Ñuflo Chávez, Elías Jhons Ayupe, manifestó su alegría por esta lluvia y espera que la misma llegue a todos los puntos donde son inaccesibles para los bomberos que trabajan en la liquidación de los incendios.

En cercanías de la localidad de Urubichá a pocas horas de Ascensión de Guarayos, en la Amazonia cruceña, un grupo de voluntarias y voluntarios bomberos que combatían por varios días los incendios en la zona, se emocionó y agradeció al cielo por una lluvia torrencial que neutralizó los focos de calor.

Gritos de euforia, saltos de felicidad, palabras de agradecimiento, arrodillados con los brazos extendidos hacia el cielo, oraciones colectivas, fueran algunas de las reacciones de los bomberos que se emocionaron hasta el júbilo.

“Bendito seas señor por bendecirnos, por permitirnos un poco de descanso para reanudar fuerzas, (…) bendícenos a todos señor, a Santa Cruz y a Bolivia, a todos los que pelearon tanto y a aquellos que se fueron a tu lado”, oraron tomados de la mano y en un círculo los voluntarios.

“Ya son más de seis bomberos que han perdido la vida en este desastre nacional, que no ha sido todavía declarado de parte del gobierno”, recordó uno de los bomberos.

Diego Suárez, que comanda un grupo de bomberos forestales de la Fundación Quebracho, señaló que fueron aproximadamente 35 minutos de lluvia torrencial y posteriormente siguió una chilchina (llovizna) persistente que humedece la zona.

“Nos sorprendió la lluvia torrencial que, gracias a Dios se  ha dado, (…) por la cantidad de agua que ha caído, puedo estimar que aquí se han liquidado los focos de calor que amenazaban las areas boscosas y los pastizales de la zona”, confirmó Suárez en contacto con ERBOL desde la localidad de Urubichá.

Agregó que los incendios en la Amazonia cruceña fueron de mayor magnitud que los de la Chiquitanía debido a las características de la vegetación de la zona y pidió a la población que no deje de ayudar a los bomberos y a la población de la zona con víveres, sobre todo agua y otros elementos.

“No se rindan por favor, hay esperanza, vamos a ganarle a esta pelea, ojalá que el Gobierno nos ayude un poco más y con la Declaratoria de Desastre Nacional”, pidió el voluntario.