Perú en crisis, amaneció con dos presidentes

Vizcarra cerró el Congreso

Perú vive un terremoto político con el choque entre los poderes Ejecutivo y Legislativo. El presidente Martín Vizcarra decidió disolver el Congreso, al que acusa de “trampas políticas”, sin embargo, el parlamento respondió con la suspensión del Primer Mandatario y juramentando a la Vicepresidente como primera autoridad del país.

La tensión entre los poderes ya se venía acumulando, pero este lunes llegó a su clímax. El conflicto se centró en la designación de magistrados del Tribunal Constitucional, a la cual se opone Vizcarra en las actuales condiciones.

El ejecutivo planteó en el Congreso una cuestión de confianza para modificar las reglas de elección de magistrados, sin embargo, la mayoría parlamentaria eligió a un tribuno, lo cual fue interpretado como un rechazó fáctico a las observaciones de Vizcarra.

Si bien el Congreso terminó aprobando la cuestión de confianza, Vizcarra dio un mensaje a la nación en el cual anunció la disolución del parlamento porque consideraba que, al elegir al magistrado, los legisladores le denegaron la confianza.

“Ante la denegación fáctica de la confianza, y en respeto irrestricto de la Constitución Política del Perú, he decidido disolver constitucionalmente el Congreso y llamar a elecciones de congresistas de la República”, expresó.

La Constitución peruana permite que el Presidente disuelva el Congreso en caso de que en dos ocasiones se deniegue la cuestión de confianza. La primera denegación en este periodo fue cuan Pedro Pablo Kuczynski era el primer mandatario.

Vizcarra además llamó a elecciones parlamentarias para el 26 de enero de 2020.

Reacción del Congreso

Tras el anuncio de Vizcarra, los opositores, que son mayoría, se reunieron en sesión del Congreso y aprobaron la suspensión del presidente Vizcarra por “incapacidad moral”.

Al suspender a Vizcarra, la vicepresidenta Mercedes Araoz juró como Presidenta encargada. La posesión estaba a cargo del Presidente del Congreso.