Perú envía dos helicópteros para sofocar incendios

Ayuda internacional

El canciller, Diego Pary, informó hoy que varios países sudamericanos y europeos están dispuestos a enviar ayuda para aplacar los incendios forestales en la Chiquitania. Afirmó que Perú enviará mañana dos helicópteros.

"Desde el día en que se ha activado el gabinete ambiental nosotros por iniciativa hemos tomado contacto con diferentes países y en ese marco pues se han comunicado de manera directa con el presidente Morales, el presidente Abdó de Paraguay, el presidente Piñera de Chile, el presidente Sánchez de España, quienes le han expresado su solidaridad y su apoyo", explicó en conferencia de prensa.

Informó que, tras un contacto con autoridades del Gobierno de Perú, se concretó la llegada de dos helicópteros para coadyuvar en las labores que están realizando todos los equipos bolivianos y el Supertanker.

"Paralelamente también nos hemos comunicado con el Canciller de Chile quien nos ha expresado la posibilidad de asistencia técnica para que coadyuve a paliar los efectos de la emergencia que se ha generado en esa región del país", dijo.

Dijo que hubo contacto con Francia, Alemania, España, Rusia, Paraguay, Brasil, Chile y Argentina. Además, indicó que varios organismos multilaterales ofrecieron ayuda.

"En ningún momento nos hemos cerrado a ofertas para apoyarnos en las actividades que se tenían que hacer, la única solicitud oficial que ha llegado a Cancillería efectivamente ha sido la oferta e Estados Unidos ofreciendo apoyo de expertos", subrayó.

Entretanto, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, informó que aún falta mitigar incendios de magnitud en las regiones de San Rafael, parte de San Matías y Río Negro (frontera con Brasil y Paraguay).

Por su parte, el ministro de Medio Ambiente, Carlos Ortuño, aseguró que, de 8.400 focos de calor en la Chiquitania, se redujeron a 500 en los últimos nueve días.

Hasta hoy suman más de un millón de hectáreas de bosques y pastizales afectadas por el incendio en la Chiquitanía.

 

Fuente: Los Tiempos