Claman por asistencia para rescatar dos lagos en Bolivia

Poopó y Uru Uru en peligro

Comunidades y organizaciones ambientales, sociales y de mujeres de Oruro, solicitaron que la Secretaría de la Convención Ramsar, tratado intergubernamental para la protección de humedales, envíe una misión de expertos al país para evaluar el estado de los lagos Poopó y Uru Uru, y recomendar acciones para la recuperación urgente de esos ecosistemas, que se ven en peligro de sufrir una contaminación ambiental, informó el jueves, la representante del Colectivo de Coordinación de Acciones Socioambientales, Ángela Cuenca.

"Pedimos que expertos de Ramsar identifiquen medidas para fortalecer la vigilancia y monitoreo de estos ecosistemas; además que recomienden acciones de mitigación y restauración ante los daños ocasionados por actividades mineras", dijo.

Cuenca explicó que se realizó ese pedido debido a que los lagos están en "grave riesgo" de contaminación por la actividad minera existente en el lugar, además por el desvío de ríos y la crisis climática.

Por su parte, abogado de la Asociación Interamericana para la Defensa del Ambiente, Carlos Lozano, sostuvo que "el conocimiento especializado sobre humedales de la Convención de Ramsar puede ser de enorme utilidad para salvar los lagos Poopó y Uru Uru".

Recordó también que de la preservación de los lagos Poopó y Uru Uru depende los modos de vida y medios de subsistencia de poblaciones campesinas e indígenas, entre ellas comunidades quechuas, aymaras y los Uru Muratos o "pueblos del agua", una de las naciones indígenas originarias más antiguas de Bolivia.

Los lagos Poopo y Uru Uri están ubicados en la parte central este del altiplano boliviano, son fuente importante de agua para la biodiversidad de la región, en especial para varias especies de aves endémicas y migratorias.

El lago Poopó es el segundo más grande de Bolivia, después del emblemático lago Titicaca.