Iglesia pide respeto, justicia y desarrollo

Homilía en Cochabamba

La Iglesia Católica planteó este domingo que el país alcance un nivel e respeto, justicia social y desarrollo sostenible, como una oportunidad para frenar la confrontación y la descalificación.

El presidente de la Conferencia Episcopal Boliviana, monseñor Ricardo Centellas, indicó que este deseo se amplifica en función de los intereses máximos de los ciudadanos.

Durante la homilía de la eucaristía y con motivo de la CIV Asamblea General que se cumplió en Cochabamba, la autoridad de la iglesia que es un imperativo reine el respeto.

"Que reine el respeto, logremos la anhelada justicia social, el progreso sostenible. Evitando la discriminación, confrontación, descalificacion y la absurda manipulación", expresó.

"No hagamos una patria marcadas por la absurda descalificación", agregó.

En la ocasión se puso relevancia a la próxima celebración del V Congreso Americano Misionero que se realizará en la ciudad de Santa Cruz, El Anuncio de la Canonización de Nazaria Ignacia, La Causa de Beatificación de Virginia Blanco y La Renovación de la Consagración, fueron también puntos centrales de la eucaristía dominical.

"Tenemos que redescubrir nuestra vocación de ser evangelizadores. Debemos encontrar orientaciones comunes que ayuden a este camino. Debemos reflexionar diversos temas que son desafíos pastorales. Hay que relanzar la misión para que nadie cierre su corazón. Trabajar sólo para sí mismo, pensando en sí mismo, es signo de inmadurez", señaló.

La máxima autoridad recordó que hay distintas formas de hacer misión, pero el espíritu es el mismo. Una sola iglesia con distintos carismas y experiencias de fe.

"No nos asusta el fracaso ni nos entusiasma el éxito. Somos una voluntad de Dios. ser sensibles y solidarios con los excluídos por la sociedad. Recemos para que el proceso de beatificación de la venerable Virginia Blanco vaya adelante y cnseguridsad, en un tiempo no tan largo, celebraremos su reconocimiento como vida ejemplar cristiana. Consagrar la vida a Cristo y María nos compromete", afirmó.