Presagios para el año que se aproxima

Ojo al charque

(*) Constantino Rojas Burgos

No se necesita ser mago ni adivino para pronosticar lo que ocurrirá en el país en el ámbito político el año 2019, por los acontecimientos ocurridos en este año que se acaba y que marcarán el derrotero del oficialismo que, de todas maneras, insiste en transgredir las normas constitucionales frente a una oposición, plataformas ciudadanas, comités cívicos, población urbana que aboga por el respeto de la Constitución y el voto del soberano en el 21F

Pese a la insistencia de suspender las primarias en enero próximo porque no justifica semejante gasto económico para ratificar candidatos ya decididos en cada uno de los partidos políticos, las primarías se llevarán a cabo para coronar a Evo y Álvaro y dar la impresión que es el único partido que goza de militantes, los otros taxis partidos como llama García Linera, no tendrán el respaldo suficiente, que es precisamente lo que quieren los de MAS, para mostrarse como hegemónicos, triunfadores sepultando el 21F y legitimando su candidatura.

Pasadas las primarias harán una campaña intensiva para posicionar a sus candidatos, utilizando recursos económicos, infraestructura, movilidades, funcionarios públicos, organizarán concentraciones masivas, seguirán entregando obras a diestra y siniestra.

Aprobarán una serie de leyes como el Sistema Único de Salud, el Proyecto de Ley de Libertad Religiosa, el incremento de la Renta Dignidad. Insistirán en el crecimiento económico, no dirán nada de la deuda externa, se olvidarán de los resultados de la Haya sobre el mar.

Durante su larga y millonaria campaña arremeterán con todo, en contra de los candidatos de la “oposición”, teniendo como blanco principal a Carlos Meza principal contendor de las elecciones de octubre de 2019 y según las encuestas, con probabilidades de ganar la elección en segunda vuelta.

Usarán las redes sociales para convencer y persuadir a la clase media para intentar recuperar el voto, incidirán en los jóvenes nada propensos de votar por el MAS. Incrementarán a sus guerreros digitales, usarán funcionarios públicos para ese fin, redoblarán recursos financieros desde el ministerio de comunicación para estar presentes en las redes sociales, en los medios radiales, televisivos e impresos privados, al margen de los medios estatales como Bolivia TV., Radio Illimani y la Red Patria Nueva, además del periódico Cambio al servicio del poder.

Para llegar a las elecciones de octubre, terminarán de consolidar su arremetida en contra del Constitución Política del Estado, de los resultados del referéndum, violentarán la democracia insistiendo que no se modificó el Artículo 168, insistirán que la sentencia del Tribunal Constitucional no se interpreta y que sea aplica por norma.

El Tribunal Supremo Electoral, seguirá controlado y monitoreado por el Gobierno, y si ahora sienten que lograrán el 70 por ciento de votos del electorado, hace pensar que están

preparando un fraude electoral que será mortal para la democracia boliviana y que los electores no estarán dispuestos a tolerar actitudes de esta naturaleza que son contrarias a lo que dispone la Carta Magna, que garantiza una democracia directa, participativa y representativa, por voto universal, directo y secreto de sus electores y donde se respeta la independencia, separación y coordinación de los poderes del Estado.

El panorama político el año 2019 no será nada fácil, se dará una confrontación en las calles, con marchas, presión social, huelga de hambre, entre oficialismo y oposición, entre oficialismo y comités cívicos, entre oficialismo y plataformas ciudadanas y la propia población que reclama respeto a la CPE, al voto del soberano y del respeto de la democracia. Nos espera un año de conflictos y de violencia. Ojalá me equivoque.

(*) Periodista y docente universitario