Bendita libertad de expresión

Mis circunstancias

(*) José Moisés Revollo

Nuestro instinto natural de preservación, nos aconseja guardar prudencia, ante situaciones complejas como la que observamos en el país, procurando considerarnos inmunes al peligro que se avizora inexorablemente.

El silencio es cómplice tácito, por eso cada ciudadano elige su acción y posición, ejerciendo su derecho y recordando de la historia -con esperanza- que situaciones de cobardía generaron inolvidables acciones de heroísmo.

El artículo 169 de la nueva Constitución Política del Estado dice “El periodo de mandato del Presidente es de cinco años, y puede ser reelecto de manera continua por una sola vez”. Explícito y contundente, no precisa debate, solo se cumple sin ambages y el que no lo hace comete violación.

Las elecciones primarias deberían revocarse, porque aparte de ser un obsceno despilfarro de recursos del erario, solo serviría para inventariar la adhesión, voluntaria u obligada, de funcionarios públicos y parte de sus familiares, al gobierno que pretende prorrogarse.

La inmensa mayoría de los bolivianos no militamos en partidos políticos, por eso, de realizarse las primarias cuestionadas, será un desfile oficialista, con alguna participación esmirriada de votantes opositores, que ingenuamente convalidarán el juego.

Otra preocupación que merecerá nuestra atención el 2019 es la crisis municipal. Será difícil recobrar la confianza, quebrantada por los que traicionaron el voto antimas y prácticamente asaltaron la Alcaldía de Cochabamba.

Solo faltaría Cristhian Machado, para que Wilstermann afronte con expectativa la próxima Copa Libertadores de América, frente nada menos que a Boca Juniors, Paranaense de Brasil y Tolima de Colombia. Aurora tiene que ser protagonista con Marcos Ferrufino y dejar de asustar a sus seguidores que deben apoyarlo.

El mejor alumno de la clase porta el estandarte y no el revoltoso o advenedizo, como dice Fernando Romano. Por eso, Eduardo Villegas Cámara debería asumir la conducción de la Selección Nacional de Fútbol.

Lo mejor del año en deporte, fueron los Juegos Suramericanos, pero que dejaron la preocupación no resuelta hasta hoy, de cómo administrar los nuevos escenarios, incluyendo el bonito y remozado estadio Sudamericano “Félix Capriles”, para beneficio de deportistas y aficionados.

(*) Periodista cochabambino