No habrá devaluación, porque hay crecimiento

Presidente BCB, Pablo Ramos

El presidente del Banco central de Bolivia (BCB), Pablo Ramos, aseguró est domingo que la cotización del dólar oficial se mantendrá en bs 6,96 y descartó cualquier posibilidad de una devaluación.

La autoridad monetaria salió al paso de versiones de una posible modificación en la banda cambiaria, debido a presiones externas, especialmente e la volatilidadde las monedas de países vecinos.

 "Estamos muy empeñados en mantener la estabilidad. No vamos a devaluar y, queremos destacar ante la opinión nacional, ante todo el mundo, que no habrá devaluación, no vamos a cambiar nuestra política cambiaria. Mantendremos el tipo de cambio estable porque es una condición del crecimiento de nuestra economía", dijo.

El vernes pasado se conoció que el ente emisor ya no venderá dólares en ventanillas, como ocurrió en el último quinquenio. Esta decisión despertó suceptibilidades en la gente y creció el temor por posible ajuste en la banda cambiaria.

Bolivia mantiene por siete años inalterable su política monetaria del tipo de cambio en 6,96 bolivianos para la venta y 6,86 bolivianos para la compra de cada dólar estadounidense.

La última apreciación del boliviano se registró el 2 de noviembre de 2011, cuando la cotización respecto al dólar pasó de 6,97 a 6,96 bolivianos.

Ramos Sánchez señaló que el boliviano tiene confianza en su moneda, lo que permitió recuperar la soberanía monetaria y evitar crisis económicas, como las que se registran en países vecinos.

El tipo de cambio en casas de cambio tiene una variación de dos puntos tanto en la compra como en la venta. En los bancos la diferencia es de 10 centavos por dólar.

"El 97% de los préstamos de la cartera se hacen en boliviano y el 86% de los depósitos están en boliviano", precisó.

 Modelo económico

Ramos aseguró que el modelo económico implementado en el país hace más de una década, que impulsa la creación de empresas estatales, mantiene la estabilidad cambiaria y prioriza la recuperación de los recursos naturales, se demostró adecuado a la realidad boliviana y presentó buenos resultados de crecimiento sostenido.

"No hay un modelo al frente que pueda ofrecer perspectivas; volver al neoliberalismo, volver a la privatización, a la entrega de los recursos naturales, a la pérdida de los excedentes sería nefasto para el país. Este modelo se demuestra adecuado, se compadece a nuestra realidad, a nuestras necesidades; por lo tanto, sustituirlo por un viaje al pasado, con devaluaciones permanentes, sería muy peligroso", sostuvo.

A su juicio, no existe al frente ninguna propuesta, por parte de los candidatos a las elecciones presidenciales, que mejore el modelo económico actual o cree proyecciones en base a contenidos técnicos.

"Lo que se deja entrever es que quisiera retroceder al pasado y eso sería negativo. El Estado no puede retraerse", concluyó.