Potosí mima cariñosa a sus muertos

Tradiciones que perviven

(*) Marco Antonio Flores

La festividad de Todos los Santos que se celebra en Potosí es el resultado de la pervivencia del culto a los muertos que se ejecutaba en tiempos previos a la llegada de los españoles.

Según Pedro Vicente Cañete, en 1787, llegada la celebración de Todos los Santos, los indios mitayos, yanaconas y criollos se congregaban en la iglesia de la misericordia, los hospitales y cementerios, para desenterrar los cuerpos de personas que habían perecido el año anterior. Los restos de estas personas eran trasladados a otros lugares para rendirles culto con grandes fiestas y borracheras.

Si bien en un principio existe una ferviente oposición por parte de la religión católica y de la población no indígena, con el transcurrir del tiempo estas celebraciones fueron aceptadas por el grueso de la población potosina. Españoles, indígenas, criollos y mestizos formaban parte de esta tan singular celebración que hoy en día tiene las siguientes características:

31 de Octubre.- Se arma las tumbas poniendo en un altar la imagen del ser querido, rodeado con los platos de comida, frutas y bebida que el difunto en vida más gustaba. Se colocan las T’anta wawas (panes en forma de personas), que son de cierta forma un sustituto a los antiguos cuerpos momificados de los difuntos, y cumplen la función de servir de cuerpo físico a las almas que visitan a los vivos.

1 de Noviembre.- Se cree que las almas de los difuntos retornan a sus hogares para compartir con los vivos. A partir del mediodía, la gente visita las tumbas de la gente conocida y no conocida. Al ingresar a la tumba, ofrece sus plegarias, oraciones y condolencias al alma del finado. En retribución, los dolientes ofrecen a los visitantes un platillo con masitas (fruta seca) y una variedad de bebidas entre las que destacan el vino, la chicha con panala (pan de azúcar) y los cocteles de singani.

2 de noviembre.- los más allegados a la familia se reúnen para desarmar la tumba. Los objetos que estuvieron a disposición de la mesa del difunto son repartidos entre los presentes a cambio de sus oraciones. En este día se nombra los padrinos de T'anta Wawa que llegarán a ser compadres de los dolientes. Se degusta platos típicos como Achacana, Mondongo, platos a base de quinua, etc.

3 de Noviembre.- Se denomina Alma Kacharpaya (despedida del alma). Desde tempranas horas, la gente se reúne en la casa de la familia doliente donde hay juegos tradicionales como Sapo, la Toq’ola y la Taba pues se considera que el alma del difunto debe de retornar con Dios pero debe irse contento.

Halloween y Todos los Santos

Halloween es una celebración celta en la que se creía que los espíritus de los muertos caminaban entre los vivos. Se realizaba una serie de fiestas y ritos y sagrados; sin embargo, esta celebración fue prohibida por la religión católica perdiendo toda su esencia. Actualmente ha quedado reducida a una celebración mercantilista de disfraces carnavalescos, muy distinta de la conmemoración de Todos los Santos que se celebra en Potosí.

(*) Vicepresidente de la Sociedad de Investigación Histórica de Potosí (SIHP).