Piden protección a "Hecho en Bolivia"

Industriales del país

La Cámara Nacional de Industrias (CNI) y la regional de La Paz (CADINPAZ) expresaron este jueves su profunda preocupación por la devaluación del peso argentino y Real en Brasil, lo que repercute en la competitividad de la producción nacional.

La patronal advirtió que ese desajuste monetario genera la invasión de productos de ambas naciones y competencia desigual con lo nuestro.

Los rubros de alimentos y bebidas son los sectores más golpeados por la devaluación, al extremo que disminuyó el consumo de franquicias bolivianas.

La CNI manifestó su convencimiento de que la actual situación de crisis que se vive en Argentina y que se ha traducido en una fuerte depreciación de su moneda con respecto al dólar norteamericano, "definitivamente tendrá un efecto negativo sobre la producción manufacturera de Bolivia".

"Este efecto viene de la mano de la intensificación de la internación, legal e ilegal, de productos como bebidas alcohólicas, alimentos, medicamentos y otros de consumo masivo y supone una mayor competencia para la producción boliviana que no nace de una mayor competitividad de los productos de origen extranjero sino de una condición artificial creada por la depreciación del peso argentino", señala una nota a la que tuvo acceso Radio San Gabriel. 

Esta situación configura un escenario más difícil para la industria boliviana que, como ya se ha señalado anteriormente, percibe que la economía del país se ha desacelerado. La intensidad y duración que esta nueva coyuntura internacional pueda tener complicará aún más la economía de las empresas industriales formales, agrega.

"Este, sin duda, es un problema adicional que refuerza la imposibilidad de muchas empresas industriales de afrontar el posible pago de un segundo aguinaldo", destaca.

Cámara paceña

Entretanto, Cadinpaz solicitó al presidente Evo Morales Ayma convoque a una reunión para analizar y plantear medidas que neutralicen efectos.

La industria local, en los escenarios de devaluación que sufren Brasil y Argentina, experimenta una presión adicional, a partir de la creciente competencia adicional para su producción. La invasión de alimentos y otros productos va debilitando la oferta nacional.

Según reportes permanetes desde zonas fronterizas, "existe una invasión de productos extranjeros". La gente prefiere comprar dichos artículos porque sus precios son más bajos.

En esta coyuntura, el sector industrial tiene la convicción que el Gobierno Nacional debe asumir medidas para proteger la producción nacional.

El diálogo tendría como base la implementación de medidas proteccionistas y de fomento al consumo.

Analistas económicos habían recomendado al Gobierno ajustes en la cotización del dólar, porque "se encuentra sobrevaluado".