Insulza: Fallo de La Haya no será derrota

Expectativa en Chile

A la espera de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya dicte la sentencia sobre la demanda marítima boliviana, lo que, según señalan en círculos diplomáticos, podría suceder de aquí a octubre, el Instituto Igualdad -ligado al PS- organizó un conversatorio para discutir los posibles escenarios que enfrentaría Chile, y las proyecciones de la relación bilateral con el gobierno del Presidente Evo Morales.

En ese contexto, el ex agente chileno ante la Corte, y hoy senador socialista, José Miguel Insulza, realizó una exposición en que explicó alcances de distintos fallos que podría dictar el tribunal.

En círculos diplomáticos se manejan distintas opciones: que el tribunal establezca que Chile no tiene obligación de negociar una salida soberana al mar para Bolivia, que se recomiende a ambos países hacerlo, o bien que se determine que Chile sí está obligado a negociar, pero sin indicar un resultado predeterminado para ese proceso.

"Hemos tenido negociaciones, y la Corte podría decir 'si ya han negociado una vez, ¿por qué no podrían negociar de nuevo? (...) O que se diga 'sí se configuró una obligación, y Chile debe cumplirla'; la aceptación del concepto de expectativas razonables. Pero, recordemos que el tribunal, al fallar en la excepción preliminar, dijo que la Corte no podía indicar resultado alguno (de la negociación)", explicó así Insulza.

En esa línea, el ex agente deslizó que en determinadas esferas políticas, "se ha creado una situación en que nada es aceptable más que el primer escenario, y eso es muy difícil que ocurra. Además, la respuesta razonable de 'no sería malo que negociaran', a nosotros no nos generaría ningún problema".

Luego profundizó: "Estuvimos en una reunión en que algunos decían que había que patear la mesa, salirse del tratado (...) Pero después del fallo, las cosas van a seguir en la misma condición que antes: un tema abierto con Bolivia, y una gran brecha entre dos países que deben ser amigos. Y mientras la respuesta de Bolivia, ante cualquiera de estos dos escenarios, sea 'ganamos' y la nuestra sea 'perdimos', condicionaría nuestra política exterior en el futuro", sostuvo, aclarando de todas formas que ninguno de esos escenarios "nos produce una derrota en términos de perder soberanía sobre nuestro territorio".

Por ello, el ex canciller concluyó: "Hay que comunicarle claramente al país que esto no es ninguna derrota, que Chile no ha perdido soberanía ni la va a perder. Y que este tema va a perdurar por un tiempo".

En ese marco, explicó que Chile deberá mantener una "conducta firme" para que, en eventuales conversaciones, no se negocie soberanía.

(Economía y Negocios)

Para ello, planteó como una fórmula posible que se disponga de una zona para Bolivia que funcione como una embajada: sin soberanía, pero "donde hay que pedirles permiso para entrar", según explicó.

En una línea similar se manifestó el senador Juan Pablo Letelier (PS).

"En el fallo, ya ganamos y eso debiese ser la actitud nuestra: la Corte no fue un mecanismo que pueda resolver algo que solo se pueda definir de forma bilateral".

Pacto de Bogotá

Las palabras del ex agente Insulza se dan en medio de una serie de reuniones que la cancillería chilena ha tenido con distintos actores del mundo político y académico, tanto en la Cámara de Diputados y el Senado, en los que el ex agente ha participado.

En esas citas, uno de los puntos que han planteado algunos dirigentes políticos es discutir la permanencia de Chile en el Pacto de Bogotá, el cual faculta a los firmantes a recurrir a la Corte para resolver sus controversias.

"La salida del Pacto para mí no tiene ningún carácter dramático. Pero es parte de la política de Chile formar parte de los organismos internacionales", afirmó Insulza ayer, ejemplificando que Argentina no forma parte de esa instancia.

Pero luego tomó distancia de la idea de denunciar el pacto y señaló: "Nosotros no tenemos por qué reconocer derrota de un fallo que no nos va a causar ningún daño, ningún perjuicio. Lo peor que podemos hacer es dar señales de debilidad como esa, y alterar las bases de nuestra política exterior".

Desde el Frente Amplio, asistieron al foro el diputado liberal Vlado Mirosevic y su par de RD Pablo Vidal, además de la secretaria general del Movimiento Autonomista Constanza Schönhaut.

Los tres manifestaron que una eventual salida chilena del Pacto de Bogotá atentaría contra los principios de la política exterior de nuestro país.

"Esa discusión no se puede dar en caliente. No estoy de acuerdo con darle esa opción a algunos que van a querer tener un protagonismo mediático que haga al Presidente tomar una decisión post fallo", dijo Mirosevic.

El presidente del PPD y ex canciller Heraldo Muñoz, dijo, por su parte, que "no es bueno" dar este tipo de discusión en un momento en que se debe proyectar unidad de los distintos sectores. Sin embargo, al interior del foro reconoció que "es uno de los temas que genera discrepancias".

Rol de Morales

Donde sí hubo coincidencias entre los expositores fue al apuntar a Morales como un actor que no ha propiciado la integración binacional.

"Vamos a seguir teniendo problemas con Bolivia por mucho tiempo, por lo menos mientras esté el Presidente actual", reclamó Insulza, afirmando que "pegarse con nosotros" es una estrategia del Mandatario altiplánico para buscar su reelección.

El presidente del PS, Álvaro Elizalde, en tanto, expuso que tras el fallo se debe abrir una "nueva etapa bilateral" con La Paz, pero que para ello las autoridades bolivianas deben "detener su estilo agresivo"