Wiphala, emblema cósmico de los andes

Con procedencia aymara

(*) Clemente Mamani Laruta

El aymara como criatura natural del universo y la pacha (tiempo, espacio, totalidad y entorno) nace espontaneamente con su emblema ancestral producido y señalado por la misma naturaleza.

Es decir, suele ser el suntuoso kurmi(arco iris) representado en presencia masculina y convicción femenina, que con el pasar de los siglos los pobladores de los Andes en el Aywiyala (nombre originario de América) elaboraron ritualmente el emblema sagrado de la Wiphala.

Éste es un símbolo de desarrollo e igualdad, inspirado en la unidad y respeto a la diversidad. Mas los milenios centraron el emblema en la convivencia comunicacional, consolidando el clima de la convocatoria  acorde a la cosmovisión trascendente.

La wiphala es el pabellón de fortaleza que desafió el coloniaje, por su constancia simétrica multi-coloreada que representa la lucha inclusiva y la rebelión de los pueblos originarios.

Su procedencia es eminentemente aymara y qullasuyana, se especifica gramaticalmente wipha (viva exitosa y triunfal) lapx(sonido que emana al moverse al vaivén del viento).

Los colores del arco iris se generan en el periodo seco de la heladas y  la época lluviosa, que son apreciados por la vitalidad secuencial atmosférico entre el celaje y el espacio telúrico: sajuna (azul) representa  la comunicación,lila (violeta)  denota la reflexión, wila (rojo) connota el vigor, churiq’illu(anaranjado) significa la consecuencia, q’illu (amarillo)  representa el mineral, janq’u (blanco)  señala la pausa y  ch’uxña ( verde) especifica el vegetal.       

La wiphala en el plano ritual diseña el comportamiento espiritual de los seres, representado por los colores de la lana que se ofrece en la ofrenda a la Madre tierra, en cuyo pedido complace de acuerdo al significado de los pigmentos velando el bienestar del hogar, el desarrollo de la feria, el éxito de la reunión,  la existencia viable de la fuente laboral y otros aspectos positivos de otros espacios benéficos de la sociedad.

En sí, los colores del enseña ancestral en lana va concibiendo el entendimiento y valoración .Estableciendo, la dosis de la identidad comunitaria, otorgando el vigor semblante a la nación qulla.

En tiempo va transitando vertiginosamente en el inicio del pachakuti (tiempo de cambio) la wiphala exhibiendo los colores triunfales de optimismo augural otorgando la vitalidad milenaria masiva.

Mediante una semiótica  de los pigmentos naturales otorgan la energía comunitaria ancestral, dinamizando la fuerza integral de la aspiración colectiva.

La wiphala es el signo de lucha y constancia laboral. Perennemente con los colores arco iris símbolizan la unidad y la reciprocidad, cuyo flamear victorioso rescata el mecanismo holístico de la convivencia cósmica, relacionando el pasado y el presente.

TESTIMONIO DEL AUTOR

El hecho de nacer y crecer en Qatawi, Los Andes (de la Gobernación de La Paz, Bolivia), en la infancia mi abuela cuando enfermaba me llamaba el ajayu (ánimo y dosis espiritual) y ponía en la muñeca de mi mano un caito de lana de color, y naturalmente me sanaba.

Una vez ocurrió algo curioso, por casualidad, mi primo Santos Mamani me empujó al rio, yo lloraba demasiado asustado.

Después de que me sacaron de la cuenca a una parte seca mi abuela vino y mi puso  la lana de color a manera de collar o rosario, indicándome que anuncie wipha.

Según ella, significa vitalidad. Por tanto adquirí coraje y vencí al susto de ese momento, junto al cantar del gallo y el rebuznar del burrito plomo de carga.

Desde ahí me interesé por los colores y mi abuela mi explicaba que los pigmentos se originan del arco iris y conforman la wiphala, con una trascendencia ritual en los pozos y humedales con alerta de silima (arcoíris en recinto acuático).

Lo fundamental era que yo debía respetar el arco iris porque es un símbolo ritual aymara, en tanto jamás debo señalar con el dedo índice el arco-iris. En caso de incurrir en la falta, el dedo índice se podría podrir, afectando la salud.

Luego observaba el manejo de la lana de colores en los rituales del cerro blanco en el epicentro de Taypi Tiyaña.

Lo que se frecuentaba ritualmente era la ubicación de las ofrendas a la Madre tierra con vista al naciente, siguiendo el eje de derecha a izquierda.

Ahí vino fatalmente la inundación de Rio Katari y tenía que estar de migrante en la Portada, en el Colegio vespertino Abrahan Reyes de Fe y Alegría.

En eso el Profesor Edgar Aramayo nos daba tarea para las vacaciones invernales en Estudio Sociales.El tema de investigación era los símbolos originarios. Ahí socializamos la wiphala espontáneamente.

Tras salir bachiller, me destinaron a Trinidad para prestar mi servicio militar obligatorio, en el Regimiento Ballivián 2 de Caballería. Ahí no se daba importancia a la wiphala, mas se rendía honores a la tricolor nacional de rojo, amarillo y verde.

Además aprendí que los colores tienen otra lógica pese a la existencia del arco iris en el paisaje de la Amazonía. De todas maneras se maneja la instancia de divisar el naciente de derecha a izquierda y se calculaban el medio día con el apogeo de calor.

Al retornar a La Paz conformamos el Centro Juvenil La Portada, con fines de realizar orientaciones andinas y plasmar tareas artísticas aprovechando mis declamaciones poéticas en aymara, teniendo un signo tipo logo-tipo de wiphala.

En eso, los que relucían la wiphala en ese entonces era MUJA (Movimiento Universitario Julián Apaza) ya lo establecí al igual que CISA (Consejo Indio de Sud América)y los movimientos indiginestas y Kataristas.

En los 500 años de resistencia se izó en la instancia castrense la wiphala, como emblema de los pueblos originarios al vigor de la Confederación Sindical Unica de Trabajadores Campesinos de Bolivia Tupaj Catari.

Sobre el Origen de la wiphala siempre hubo controversias entre Mario Montaño Aragón que indicaba que era signo mestizo. De otra lado el Inca Germán Choquehuanca que argumentaba su origen andino, incluso presentó un libro con dicha fundamentación el año 93 en la Casa de Cultura Franz Tamayo, del cual yo fui su presentador de ceremonia.

Luego vino varios embates y dubitaciones.

Hoy por hoy la wiphala es el emblema oficial en los actos de Estado Plurinacional de Bolivia.el vitalismo de sus colores rememorar el pasado,  envuelto de  jiwasa concertando la reflexión unitaria como enseña de equilibrio en aras del buen vivir.

En eso el 2006 realizamos el prólogo de la  Rogelio Cuevas que muestra a Wiphala como icono de rebelión y resistencia visual.

KURMI   WIPHALA                                               WIPHALA DE ARCO IRIS

 

Wali jayanikürmiwiphala.                                   Legendaria wiphala de arco-iris

Qinayat´awraqapuri                                           vas hilando la lana de nube

Wiñayqullawayrampi                                          con el perenne viento medicinal

Taqijakirinakararuntasa.                                     Saludas a todos los pobladores.

Tiwanakuchikt´atajilsuri,                                     creciste junto a Tiwanaku.

Titiqaqaqutatasilimani,                                       en recinto ritual del lagoTiticaca,

Qhuntikinajanupqharayiri.                                  elevaste el rostro sideral de rayo.

 

 

Wali jayankürmiwiphala.                                     Legendaria wiphala de arco-iris

Wali waltukurinakarmulljiri                                  desvaneces a los orgullosos

Payachasirinakarusutinchasa                              bautizando a los dubitantes

Paqallqhusamítaqamasani                                 con el coraje de los siete colores

Nayrakunkitaajayuni.                                          y el espíritu del pasado ancestral.

Irnaqirinakanjump’ipachaninchiri,                        valorando el sudor del obrero

Janwalt´awinakphamphachasa.                          Desmoronando los avatares.

 

 

Wali jayankürmiwiphala.                                     Legendaria wiphala de arco-iris

Janatipxatalaypatanlaphapiri,                             Flameas en la cima de la invicta

laqampumchikajakawphanchiri                          junto al celaje estallas de vida

taqiniruantiluñanchachurasa                              dando a todos la identidad andina

saykatawinakch´amanchasina                            motivando las luchas  y rebeliones

qamasanakmirantayasina.                                  Multiplicando el coraje comunitario

atipxiritantachawinakana.                                   en concentraciones  de victoria

 

(*) Facilitador CEA Radio San Gabriel “A”